Curiosidades, Para saber

¿Quieres seguir teniendo buena memoria y agilidad mental? Haz deporte

Por plasticidad nerviosa entendemos la capacidad de respuesta que presenta el sistema nervioso frente a la llegada de estímulos o ante las lesiones que pueden sufrir sus estructuras, lo cual implica la modificación tanto anatómica como estructural ya sea a corto o a largo plazo.

¿Ehhhhh? ¿Todo esto que quiere decir?; estará pensando más de uno… pues que nuestro aprendizaje, nuestra memoria y la reparación de nuestro cerebro dependen de la capacidad de las neuronas para cambiar con la experiencia, la plasticidad neuronal no es otra cosa que la capacidad de nuestro cerebro de ir cambiando en función de la experiencia adquirida y una de las mejores formas de mantener nuestro cerebro activo a través de los años es la práctica de actividad física.

Resulta que hasta no hace muchos años los científicos defendían que el potencial plástico de la corteza cerebral se daba sobre todo cuando éramos pequeños, y se pensaba que este iba disminuyendo con la edad, sobre todo en el denominado “cerebro sensorial”. Sin embargo numerosos estudios actuales en el campo de la neurociencia han demostrado como personas mayores pueden tener mayor rendimiento que algunos jóvenes en actividades cognitivas. Esto es posible gracias a la denominada “plasticidad funcional compensatoria”,  la cual permite que el cerebro mantenga su capacidad neuronal.

Socialmente se piensa que mantener un cerebro activo intelectualmente con rutinas como la lectura, la práctica del cálculo matemático, o el aprendizaje de nuevos idiomas fomenta nuestra plasticidad neuronal y evita con el paso de los años el deterioro cognitivo, y en parte así es… pero sorprendentemente los últimos estudios demuestran que el cerebro se mantiene mucho más activo con la práctica de actividad física que con un atracón a “sudokus”. Ósea que hacer deporte no es solo ya una cuestión física, también mental.

¿Y todo esto como es posible?

Pues fácil y sencillo; En primer lugar la práctica de actividad física hace que el flujo sanguíneo aumente en nuestro cerebro, lo cual proporciona a las células una mayor cantidad de oxígeno y nutrientes, además de eliminar mejor los productos de desecho fruto del metabolismo celular.

Aumenta los niveles de Dopamina, este neurotransmisor entre otras funciones eta implicado en los procesos de motivación, concentración y la capacidad de aprendizaje.

Los niveles de Serotonina se disparan, los cuales mejoran el estado de ánimo y estamos más receptivos y motivados para nuevos aprendizajes.

También aumentan los niveles de Norepinefrina la cual está implicada en los procesos de atención y percepción.

Aumenta la expresión de BDNF (factor neurotrófico derivado del cerebro) el cual tiene un papel predomínate en la protección y reparación de las neuronas frente a la degeneración de las mismas.

La práctica de ejercicio también aumenta los niveles de numerosas hormonas que en combinación con el BDNF están implicadas en la formación de nuevas conexiones entre neuronas, también regulan el estado de ánimo y aumentan la claridad mental a la hora de realizar determinadas tareas intelectuales.

Numerosos estudios científicos también han demostrado como la práctica regular de actividad física aumenta el tamaño del hipocampo el cual es un estructura cerebral que esta implicada entre otras cosa en las funciones de aprendizaje y memoria.

¿Necesitas más argumentos?.

Así que ya sabes, ahora que se acerca el buen tiempo y los días son más largos aprovecha y disfruta para practicar algún tipo de actividad física de manera frecuente… no es solo una cuestión de “operación bikini” es una cuestión de “operación neurona”, porque no solo tu cuerpo lo agradecerá , tu cerebro también.

¿Quieres seguir teniendo buena memoria y agilidad mental? Haz deporte
5 (100%) 4 votes

Acerca del Autor

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.