Daniel Ortega estrena nuevo cortometraje, "CLÉ"

Ene 10 2017

Daniel Ortega estrena nuevo cortometraje, “CLÉ”

Si hablamos de cortometrajes almerienses, tenemos que hablar sin duda de Daniel Ortega. Realizador audiovisual y director de fotografía autodidacta, del que podemos estar orgullosos por sus trabajos y cuidada fotografía.

En 2011 dirigió su primer cortometraje, “Alfileres“, galardonado con el premio a la mejor fotografía en el IV Festival de Cortos de la Dependencia de Córdoba y presentado de manera oficial en Almería, Zaragoza, Ávila y en el Centro de Referencia Estatal de Alzheimer de Salamanca. Desde entonces no ha parado de trabajar y de pensar en nuevos proyectos. “Lejía, un corto para mentes en blanco” fue otro de sus proyectos junto al desaparecido y querido Cristóbal García, un proyecto que rodaron en dos horas y en el que intervinieron personajes como Pepe Ibarra o los miembros de La Duda Teatro. Corto que fue seleccionado en 2013 dentro del Certamen Nacional Almería en Corto en su sección amateur.

Ahora recién entrados en 2017 Daniel Ortega estrenará “CLÉ”, su último cortometraje, en el que cuenta con lo mejor de la interpretación en Almería en su reparto. Jesús Herrera, Cristóbal García, Alba Sanz, Julio Béjar, Paco Cañizares, Antonio López, Pepe Ibarra, Gloria Blanco y Carmela Martínez son un buen ejemplo entre otros. A tal elenco se suma un gran equipo técnico donde destaca el apartado artístico con pintores de la talla de Manuel Domínguez, Chochi Duré al acordeón como parte de su banda sonora original, o Matu Santamaría encargado de algunos de los diseños que aparecen en pantalla. Un proyecto que fue rodado entre 2012 y 2014 en Almería y que verá la luz el próximo viernes 13, día en el que se estrenará de manera oficial en el Teatro Apolo a las 21:00h.

“CLÉ es un viaje a través de la mente donde nada es lo que parece Un ensayo basado en el proceso creativo y los estados que atraviesa un artista cuando se enfrenta a las ideas.”

Pero queremos saber un poco más acerca de este cortometraje y de su director, con el que compartimos algunas preguntas:

¿Cómo nació CLÉ?

Como todo proyecto que emprendo, todo surge de una idea a la que suelo bautizar como ‘idea semilla’. La idea semilla puede abarcar desde un concepto muy global o abstracto, hasta un simple objeto. En este caso todo nace de una persona. Cristóbal es la verdadera musa. A raíz de convivir con él y compartir ideas y proyectos pudimos comprobar que trabajar juntos era maravilloso desde cualquier perspectiva; (Como compañeros de reparto en “El hombre sin tiempo” de Manuel Rubio.), (Director-Actor en Alfileres.), (Director-Guionista en “Lejía” pues he de mencionar que el corto lo escribió Cristóbal y yo lo dirigí.), (Director-Actor de doblaje en “Shatranj 2” uno de mis primeros trabajos audiovisuales.) y un etcétera no tan largo como me hubiera gustado.

El verdadero caldo de cultivo de CLÉ es la confluencia de su persona con la mía, y el inicio, un concepto que llevó a que entre los dos creásemos el personaje de Micmac. Un tipo sencillo y a la vez extremadamente estrafalario y excepcional. El personaje fue evolucionando durante el rodaje como casi todos los elementos que conforman el corto. Realmente empezamos a construir la casa por el hueco de la escalera, puesto que decir que lo hicimos por el tejado sería quedarse corto.

A diferencia de Lejía este proyecto parece que se ha llevado algo más de tiempo ¿Cuál ha sido el mayor reto?

Cuando uno empieza un proyecto casi en familia y sin un guion claro, con la premisa de disfrutar e improvisar en prácticamente todo momento, no sabe cuánto va a durar, ni cómo va a resultar el juego, porque al fin y al cabo CLÉ es la camisa de once varas en la que nadie en su sano juicio se metería si quisiera dedicarse a hacer cine. No puedo decir que nada haya resultado duro pues cuando se parte de esa base, todo resulta válido, aceptable e incluso divertido. Desde colarnos en lugares abandonados de dudosa estabilidad para rodar dos tomas, pasando por realizarlo absolutamente todo con una sola cámara y un solo trípode como equipo, hasta rodar un afeitado sin dar instrucción alguna al barbero ni disponer de iluminación controlada y sin que el local, repleto de espejos, esté cerrado al público para tal causa…

Yo diría que cada momento era un reto en si mismo, pero sin duda, el golpe que no esperaba nadie de entre el equipo y que sin duda fue el mayor reto, fue la marcha de mi amigo, del protagonista, del padrino y quintaesencia del proyecto, poco antes de terminar.

Tras su marcha tuve que hacer un parón y decidir cómo terminaría la aventura sin él.

Fue gracias a Julio Béjar, Pepe Jiménez, Pepe Rodríguez y Jesús Herrera que el proyecto salió a flote y rebrotó aquella ilusión que Cristóbal había sembrado. Imbuídos por el amor y encandilados por el material que habíamos generado durante todo un año, la fábrica de las ideas volvió a encenderse humeante y tras dos exhaustivos años más de trabajo, el proyecto ya andaba solo y tenía voz propia.

No vamos a negarlo, de lo poco que hemos visto nos encanta la fotografía y el tratamiento en los que se nota tu sello personal. La estética nos evoca algunos de los mejores trabajos de Javier Fesser. Hablamos de cine experimental, pero ¿Qué podemos esperar de CLÉ? ¿Lloraremos, nos reiremos o ambos?

Una pregunta curiosa, no tengo muy claro qué responder. Voy a recurrir a recordar unas palabras de Cristóbal pues una vez me dijo, enfadado, que no le gustaba como el cine había perdido esa esencia, ese halo de misterio. Recordaba con ilusión cómo cuando él entró a ver la película de Alien, el Octavo pasajero, la única pista que llevaba en mente era que en el cartel salía un huevo. Y haciendo honor a aquellas palabras, he decidido jugar a su juego y mantener la expectación. Si diré que no es algo habitual, y que no tiene pretensión alguna más allá de emocionar y pido al espectador que saque su propia historia de la que yo pretendo contar.

Vemos a mucha gente involucrada en el proyecto, ¿cómo fue contactar y trabajar con todos ellos? ¿Teníais claro quién haría cada papel o iba surgiendo?

Como ya introducía antes, empezamos la casa por el hueco de la escalera. Nada en absoluto se sabía con certeza hasta escasos días antes y había veces, las más, en las que Cristóbal se enteraba de lo que iba a hacer momentos antes de empezar a rodar. CLÉ creció conforme caminaba, sin ideas preconcebidas ni rigidez alguna.

Recuerdo que sin ir más lejos en la escena que rodamos en la barbería que mencionaba antes, un local muy antiguo que estaba al lado del hotel la perla y que ya no existe, la idea era simple; Rodar un afeitado llevando a Cristóbal ya caracterizado. Ginés, el señor que regentaba el local, se vio inmerso en el proyecto cuando le pregunté que si podía grabarle también a él, pues me parecía un señor con un rostro y una actitud muy interesantes. Más tarde su personaje cobró sentido al comenzar el primer montaje. Trabajar con cada persona que se fue enrolando en nuestra empresa fue siempre maravilloso y endiabladamente divertido.

¿Qué es lo más positivo o con qué te quedas de este proyecto?

Gracias al proyecto he aprendido unas cuantas cosas importantes; Que la vida es un juego. Que hay que luchar por lo que a uno le mueve el alma con pasión. Que cuando se trabaja desde el cariño, nada es imposible, y que con muy poquitos medios, se pueden hacer cosas realmente hermosas si uno se rodea de un buen equipo humano. CLÉ ha sido parte de mi vida y narra de algún modo en sus imágenes una historia que muchos nunca vamos a olvidar.

De algún modo siento que CLÉ es la llave que va a cerrar una puerta para abrir muchas otras tanto en mi carrera artística como en mi alma…

 

Teniendo 31 días el mes lo de estrenar en viernes 13 ¿Es aposta? ¿Tiene algo que ver con el corto o simplemente es casualidad?

He de reconocer que aunque parezca buscada, la fecha es mera casualidad para quien no crea demasiado en la magia. Yo, por mi parte siento que ha sido un jueguecito del más allá que prefiero mantener en privado con la enorme sonrisa que se me dibuja al pensarlo.

¿Estás pensando ya o trabajando en tu próximo proyecto? ¿Para cuándo el salto al largometraje?

Vamos por partes. A la primera pregunta, un si rotundo. Llevo unos meses cocinando un proyecto muy personal. Sigo fascinado por las personas y las historias que detonan en mi cuando convivo con ellas, y esta vez le ha tocado a Pepe Ibarra. Personaje de la escena Almeriense que siendo muy querido por muchos, ha sembrado en mi multitud de influencias positivas que han hecho de mi vida un lugar más colorido donde vivir, y como no podía ser de otro modo, me he propuesto desarrollar un proyecto audiovisual acerca de su persona, de lo esencial de la vida, y del potencial que todos llevamos dentro y desconocemos.

Respecto a la segunda pregunta, ni lo se, ni pretendo descubrirlo aún. Lo que deba venir, vendrá.

Vivo muy al día y focalizo mis capacidades conforme lo voy sintiendo. Ahora ando inmerso en proyectos fotográficos, en el proyecto que acabo de comentar, y experimentando con la vida, además de apoyar como músico y realizador audiovisual a mi gran amigo Víctor Guirado. Cantautor del que debéis estar al loro, pues promete y creedme, no es amor fraternal.

Una cosa si tengo clara. Me encuentro muy cómodo en el formato corto. No se si algún día me entrará el gusanillo del cine. De momento, cortometraje y fotografía de autor, algún concierto que otro, y mucho tiempo para irme al campo a respirar.

Gracias por compartir estos minutos con nosotros, nos vemos en el estreno y esperamos que puedas cosechar con CLÉ muchos éxitos este 2017 y que podamos contarlos a todo el mundo. Para terminar este post ¿Quieres dedicar unas palabras a todo tu equipo?

Si empezase a dedicar todas las palabras que tengo para todos los que han hecho este proyecto posible podría pasar horas y horas sin sentir que ninguna de ellas estuviese de más. Todos y cada uno han sido esenciales y cruciales. Todos y cada uno han supuesto un antes y un después en el proyecto y en mi vida.

Empezando por Cristóbal García. Gracias por aparecer delante de mí y ponerme estas alas que van `tan de puta madre’ “con perdón de los lectores”. Tú ya sabes todo lo demás. Figura, amigo, talento y motor de proyectos y sonrisas. Gracias.

Antonio López y Carmela Martínez. Otros dos pilares que sostuvieron con sus instintivas y enérgicas dotes interpretativas y sus maravillosas almas esos mágicos minutos de metraje y esas estupendas tardes de teatro con el grupo Aló Aló. Aunque ya no estéis, os estoy eternamente agradecido por vuestra entrega.

Familia y amigos que suponen un apoyo a diario, artistas, diseñadores, músicos… Es interminable la lista, e incalculable el valor de vuestro apoyo. Vosotros sabéis quiénes sois, y desde aquí, os mando un enorme y larguísimo abrazo a cada uno, que podéis pasar a recoger personalmente el viernes que viene a partir de las 21:00h en el teatro Apolo.

Gracias también a Almería Trending por permitirme expresar libremente todas estas vivencias y sensaciones para compartirlas con todo aquel que pudiera estar interesado.

¡Feliz año 2017 a todos!

Quizás te interesen

Deja un comentario

Su nombre (obligatorio)

Su e-mail (obligatorio)

Asunto

Su mensaje