Ambar busca su hueco entre los grifos de cerveza de Almería

Jun 29 2016

Ambar busca su hueco entre los grifos de cerveza de Almería

Quizás no sea muy conocida por el sur, pero Ambar es la cerveza más consumida en Aragón. Aunque ya tiene presencia en casi 30 países, ahora se encuentra en una fase de expansión nacional y acaba de llegar a Almería con intención de hacerse un hueco en los bares de la provincia compitiendo en el difícil segmento de las tapas.

Se sigue fabricando íntegramente en la misma planta de Zaragoza donde inició su aventura en el año 1900. Como el agua (de un manantial propio) es la misma para toda la producción la cerveza es exactamente igual en cualquier punto de venta, lo cual es muy importante para la familia que hay tras la empresa desde hace seis generaciones. En la actualidad elaboran más de 14 tipos de cerveza diferentes y son bastante conocidos por su cerveza sin gluten, la primera del mercado.

En cuanto a sus planes de expansión en Almería, el responsable territorial de marketing de Ambar para la zona central de España, Luís Pérez, asegura que no tienen prisa. Buscan una “conquista tranquila” confiando en que los consumidores que prueben la cerveza valoren su calidad y la reclamen en más bares.

De la distribución al canal Horeca en Almería se va a encargar Club de Vinos Alborán, empresa que lleva funcionando desde 1991 y que en la actualidad se encarga de la distribución de los vinos de unas 25 bodegas españolas y diferentes productos de gama alta, como jamones, embutidos, quesos o anchoas, entre otros.

Para su puesta de largo en Almería ofrecieron recientemente una cena maridaje en el restaurante Entrefinos en la que dieron a conocer cinco de sus cervezas más emblemáticas. Así fue:

Ensalada mezclum con aguacate, boquerones en vinagre y toques de naranja. La acompañaron con una Ambar 1900, una Pale Ale con notas de manzana verde. Un maridaje por armonía, en este caso de sabores ácidos.

Unas fajitas de pollo ligeramente picantes y para acompañar una Ambar Especial, el buque insignia de la casa y la responsable de que la cervecera abandonara su antiguo nombre: La Zaragozana. Una cerveza de color ambarino, versátil y refrescante, para contrarrestar los efectos del picante.

La merluza reboza fue el plato planteado por Entrefinos para acompañar la Caesar Augusta, una cerveza de trigo que homenajea a la ciudad de Zaragoza a través de su nombre romano. Sus aromas de plátano y clavo juegan bien con la ligereza del pescado blanco.

Un taco de ternera con verduritas cocidas se dejó maridar con una Ambar Export, una cerveza tostada, con carácter, elaborada con tres tipos de malta y con una graduación alcohólica de 7 grados. Cuerpo y sabor para realzar la carne roja.

El chocolate hace buenas migas con casi cualquier cerveza negra, pero las marcadas notas de café, regaliz y azúcar quemado de la Ambar Negra la hacen perfecta para el cacao. El jefe de cocina de Entrefinos optó por un brownie de chocolate acompañado con sandía. La Ambar Negra recuerda tanto al café que veo en el tiramisú su compañero de viaje perfecto. Sin duda una cerveza sorprendente.

Quizás te interesen

Deja un comentario

Su nombre (obligatorio)

Su e-mail (obligatorio)

Asunto

Su mensaje