2 alternativas a 50 sombras de Grey en Almería

Feb 15 2015

2 alternativas a 50 sombras de Grey en Almería

Recientemente se ha estrenado en los cines de Almería la película 50 sombras de Grey, basada en la popular novela homónima de E.L. James. Quienes acudan a las salas con intención de verla tal vez encuentren todavía en la cartelera dos películas que recomendamos desde aquí.

En primer lugar cabe hablar de La isla mínima, dirigida por Alberto Rodríguez, que regresa con fuerza a las pantallas tras ganar 10 premios Goya. Se trata de un thriller de trasfondo turbio ambientado en Huelva a comienzos de los años 80. Dos policías a lo True Detective se adentran en las marismas del Guadalquivir para esclarecer la desaparición de dos chicas adolescentes. La investigación da pie a la introspección de los fantasmas y demonios de los protagonistas, interpretados magistralmente por Javier Gutiérrez y Raúl Arévalo, a quienes estamos más acostumbrados a ver en papeles cómicos pero que en esta película realzan sus cualidades actorales. Junto a ellos, un formidable plantel de secundarios da vida al elenco humano de un miserable rincón de la Andalucía de la transición. Cabe destacar la actuación de Nerea Barros, la mejor actriz revelación de unos Goya que también premiaron a La isla mínima como la mejor película española de 2014.

Así pues, hay motivos más que suficientes para que el espectador que se acerque a las 50 sombras de Grey y aún no haya visto La isla mínima equivoque su ruta y acabe sobrecogido por una historia de crímenes muy bien contada y que hipnotiza con la constante presencia fractal de los humedales onubenses, magníficamente fotografiados por Álex Catalán.

Pero si tal espectador aún sigue medianamente decidido a comprobar las inclinaciones eróticas de Mr. Grey y por equivocación compra la entrada de Birdman (o La inesperada virtud de la ignorancia), tal vez agradezca el error. Con la ceremonia de los Oscar a la vuelta de la esquina tendrá ocasión de ver una de las películas favoritas de tal evento, si es que todavía no lo ha hecho.

Destaca en Birdman la composición del filme: un largo plano secuencia acompasado por una tremenda banda sonora de notas jazzísticas. La recreación de los últimos días del ensayo de una obra de teatro sirve de pretexto para una indagación en el ego de sus protagonistas, encabezados por Michael Keaton y Edward Norton. Alejandro González Iñárritu realiza con esta película una interesante disección del mundo de la interpretación y nos ofrece una visión muy auténtica de ese bocado teatral de la gran manzana neoyorquina que es Brodway.

Para quienes estén interesados en joyas de lo que podríamos llamar “teatro dentro del cine” recomendamos Tío Vania en la calle 42, de Louise Malle, y Opening Nigth, de John Cassavetes, que ganan en sobriedad, en madurez y en alcance psicológico a Birdman, un filme atractivo en principio pero algo artificial.

No obstante, tanto Birdman como La isla mínima son dos más que dignas opciones de cine auténtico aún vivas en nuestra cartelera. Si, pese a estas recomendaciones, el espectador sigue interesado en no perderse el relato cinematográfico de las fantasías sexuales y amorosas de Christian Grey, esperamos que disfrute con su elegante ambientación y con el sofisticado erotismo de la que se nos antoja la Pretty Woman de estos tiempos.

Quizás te interesen

Deja un comentario

Su nombre (obligatorio)

Su e-mail (obligatorio)

Asunto

Su mensaje